La función principal de la tarjeta madre es la de integrar y coordinar todos los elementos que permiten su adecuado funcionamiento. De este modo una tarjeta madre se comporta como aquel dispositivo que opera como la plataforma o circuito principal de una computadora.